Share this post on:

Sonrío cuando el ocaso me descubre
una llanura encantada por almas
perdidas en el mar de arena.
Contemplo la inmensidad del desierto,
donde soy nómada ajeno al tiempo.
Acaricio la liturgia del hombre libre.
Nada importa. Solo camino
ajeno a cantos de sirena
cegado por el fuego divino.

Avatar Youssef

Author: Youssef

Desarrollo social y salud pública | Edición

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *